Existe una bella alegoría zen en la que el discípulo le pregunta al Maestro por la Luna. El maestro le señala con el dedo la luminaria, femenina, mágica y profunda, pero el discípulo se queda mirando el dedo que señala.

Hoy en el siglo XXI y en Occidente, más que nunca es importantísimo tener una visión panorámica, a la vez que profunda, del alcance y sentido último de las diferentes prácticas yóguicas. Cada persona profundizará en la medida que su proceso de investigación vaya madurando. Como profesores, practicantes y trasmisores de yoga nuestro compromiso es con humildad “mostrar la luna” a nuestros alumnos y es nuestro deber mostrárselo cuando su mente, cuerpo y corazón han quedado armonizados por la sadhana; entonces es más fácil “ver” y Comprender.

Quiero a través de este artículo llamar la atención a practicantes, profesores y formadores de la riqueza de prácticas que se nos están olvidando por el camino.

El Yoga milenario fue entregado a los rishis o sabios en estados avanzados de Consciencia, por el mismo Shiva, el Adi Guru. Su sentido y dirección profunda es la Libertad, es SAT-CHID-ANANDA (Existencia, Conocimiento y Dicha Absoluta).

La sadhana Yóguica es para acercarnos a la experiencia espiritual de la existencia humana.

Estamos dejando de lado prácticas exquisitas que tienen un efecto increíble en todos los sistemas, desde el biológico hasta el espiritual.

El Sentido del Yoga Profundo

Como el yugo mantiene unidos y coordinados a los bueyes, formando equipo, uniendo sus fuerzas, así el término yoga (unión) se refiere:

a.- por un lado a la unión o sinergia y perfecta comunión de las diferentes capas o partes que conforman nuestro Ser (Jiva)

b.- por otro a la comunión de ese ser individual con el universo entero o Ser Universal (Atman)

c.- y también se refiere a la infinidad de técnicas desarrolladas por los yoguis y rishis para acercarnos a la experiencia de yoga.

Según el Yoga, uno de los 6 sistemas ortodoxos de la filosofía india el ser humano no sólo se compone de un único cuerpo; como las capas de una cebolla los cuerpos físico, astral y causal, con sus respectivas envolturas o koshas, conforman de más grosero a más sutil la unidad a la que el término yoga hace referencia.

Pero esa experiencia de unión va más allá. Así como las células del cuerpo con cierta independencia en sus funciones vitales se coordinan en perfecta armonía para obedecer a un orden superior; el cuerpo, igualmente el individuo separado (Jiva) se funde y confunde en una conciencia mayor; el Universo entero.(Atman) Ya no es una célula separada, es el cuerpo entero.

El término yoga hace referencia además a la infinidad de técnicas, prácticas y actitudes susceptibles de facilitar al sádhaka (practicante) esa experiencia de unión, llamémosla interna y externa. Experiencia de unidad e integración interna y de comunión con “el exterior”, con el Universo.

Es así que nos establecemos en nuestra naturaleza esencial: Sat-Chit-Ananda (existencia, conocimiento y bienaventuranza absolutos)

Hatha Yoga para Raja Yoga

Nos estamos dejando atrás esas prácticas exquisitas que nos permiten un profundo nivel de desarrollo del ser humano a nivel físico, mental y espiritual. Prácticas que son un camino de vuelta a “casa”, donde reconocer nuestra verdadera naturaleza y re-establecernos en ella para siempre.

Ya Pantanjali Maharishi ordenó y sistematizo la sadhana con Abhyasa (práctica sistemática, regular y sostenida en el  tiempo). Un sistema de 8 pasos donde quedaban implicados, y trabajados los diferentes aspectos de la personalidad humana.

Igualmente en el Hatha Yoga Pradípika Swatmarama afirma como implicar al humano entero en el proceso de trascendencia.

Ambos yoguis dejaron claro que el Yoga en general y el Hatha y Raja en particular incluyen varias prácticas, muchas.

Aquí en occidente le estamos dando tanta prioridad a las ásanas!! Tampoco se están resaltando los valores que hacen de las posturas yóguicas una práctica energética, mental y por supuesto espiritual.

La ásanas de yoga han copado la mayor parte del escenario yóguico en occidente, de una manera tal que se queda atrás, se pierde y abandona el verdadero sentido trascendente del Yoga milenario.

Echo de menos en las clases, formaciones y cursos la enseñanza bien cuidada y fundamentada del Pranayama, de Mantras, DE MEDITACION y la parte del Swadhiaya o estudio reflexivo…un aspecto que Patanjali señala como esencial para tener éxito en la sadhana.

El swadhiya consiste en sembrar la reflexión e inspiración a través del estudio. Estudio del legado de los yoguis que con éxito recorrieron este camino.

CUANDO LA MENTE ESTA MUY RECEPTIVA Y EQUILIBRADA POR LA SADHANA, escuchar verdades en el momento adecuado te permite resonar con ellas.

Aquellos que nos dedicamos a la formación deberíamos:

1-. enseñar la técnica bien fundamentada y, dar las explicaciones que enriquezcan el conocimiento de cómo opera esa práctica, desde el punto de vista fisiológico, energético, MENTAL/EMOCIONAL, desde la Consciencia y desde el punto de vista espiritual.

Me gusta decir que occidente ha enriquecido la práctica yóguica con el conocimiento anatómico, fisiológico, neurológico..eso es un valor añadido, definitivamente.

2-. PRACTICAR, incluir en todas las clases esa llamada Maha Sadhana. Una práctica completa que incluye el poder de los pranayamas que tienen un efecto único (escuche decir a Danilo Hernández, autor de “Claves del Yoga”, que Nadi Sodhana Pranayama es el ejercicio más importante del Hatha Yoga por el impacto definitivo que tiene en el equilibrio de la actividad del sistema nervioso simpático y parasimpático, en la velocidad y actividad de la mente, por el nivel de atención-concentración que genera y el estado naturalmente meditativo que crea con la experiencia).

Incluir el poder armonizador de los mantras que masajean el cuerpo astral y los marmas o intersección de 3 nadis (canales psíquicos). Como un masaje sonoro que embellece y silencia…

La Meditación no debería faltar en ninguna clase de Yoga…las ásanas han sido creadas para movilizar y desatascar la energía vital, desbloquearla y volcarla hacia adentro (pratyahara). Para pasar del Yoga externo al yoga interno.

Desde el equilibrio creado por el Hatha Yoga, escuchar (swadhiaya) cual es el sentido de tu existencia y de las experiencias vitales que te toca vivir, genera una comprensión majestuosa de la Vida.

Solo la práctica vivencial y el sabor de la experiencia repetida harán que compartamos de primera mano este legado de incalculable valor. No se trata solo de enseñar los aspectos teóricos que están detrás…HAY QUE PRACTICAR MUCHAS HORAS Y MUCHOS AÑOS.

Me he permitido humildemente llamar Yoga Profundo a esta visión de la práctica y pedagogía del Yoga milenario y lleno de magia y poder. Swami Sivananda lo llamaba Yoga Integral (Hatha, Raja, Karma, Bhakti y Gñana Yoga, ese es su verdadero nombre. Una práctica que abarca todas las dimensiones del ser humano.

Hemos preparado un Máster en Sadhana y Filosofía Yóguica que pretende ofrecer una experiencia vivencial de estos aspectos, que hacen del Yoga UNA PRÁCTICA PROFUNDAMENTE ESPIRITUAL

Eva Klimberg

Con más de 20 años de experiencia, es profesora formadora de psicología y filosofía profunda del yoga, meditación y pranayama en varias formaciones de profesores. Máster en Sadhana & Filosofía Profunda del Yoga.

Organiza Jornadas, Retiros y Vacaciones de Yoga por toda la geografía nacional. Directora de Yoga Art Studio en El Escorial.

YogaArtStudio.com

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
13