Una de las maneras más importantes de cuidar nuestra salud y combatir cualquier enfermedad es mantener lo más limpio posible el intestino grueso, y sobre todo, su parte principal: el colon.

Sin duda lo más efectivo es una hidroterapia de colon en una clínica especializada, o realizarla de forma casera. No obstante ahora queremos compartir una medida muy efectiva a nivel de mantenimiento y prevención, es la siguiente: colocarse en cuclillas en la taza del inodoro (malasana o la postura de la guirnalda) en esta posición el intestino es vaciado por completo sin apenas esfuerzo. Hacer de vientre sentado en la taza, muy al contrario es una postura que no es anatómicamente natural e impide un vaciado completo de los excrementos debido a que el recto es estrangulado por los músculos del suelo pélvico que han de realizar más presión que en cuclillas, postura en la que los propios muslos comprimen el colon ayudando a su vaciado.

Cuanto más excrementos queden en nuestro interior más posibilidades tendremos de sufrir todo tipo de enfermedades y o desequilibrios.

Si la postura es inasequible se puede colocar una banqueta delante de la taza y simplemente apoyar los pies en ella.

David García, director de Yoga Art Studio

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
0