El sutil beneficio del Yoga Profundo

El sutil beneficio del Yoga Profundo

De todos es conocido el beneficio incalculable del llamado Yoga Físico. Las características que acompañan a las posturas de yoga; firmeza, comodidad, inmovilidad natural, relajación, respiración sentida y concentración interiorizada van a estimular la vida en cada órgano, tejido y estructura corporal.

Todos los sistemas se dinamizan y refrescan por dentro y por fuera.

Cada postura genera beneficios específicos, pero es la práctica equilibrada de un grupo de ásanas cuidadosamente seleccionadas lo que creará un impacto tal que se ralentiza el envejecimiento y la oxidación celular, incrementando así sobremanera la experiencia de vitalidad.

Podríamos clasificar los beneficios de las posturas de yoga en 4 grupos, imbricados e inseparables:

a.- El impacto en tendones, ligamentos y músculos que ejercitados cuidadosamente desarrollan flexibilidad, fuerza y tono, recuperando así toda su movilidad. La estructura ósea y la columna vertebral como eje central son movilizados en todos sentidos y direcciones generando un equilibrio y estabilidad que permite compensar e incluso corregir algunas desviaciones estructurales.

b.- Todos los sistemas recuperan su funcionamiento óptimo; circulatorio, endocrino, límbico y uno de los más castigados a la vez que esencial, el Sistema Nervioso.

c.- Pero el beneficio más sutil de las posturas de Yoga o ásanas es el equilibrio de la circulación energética. Los canales psíquicos que recorren todo el organismo y los centros vitales energéticos o chakras son estimulados facilitando así una mayor sensibilidad y una consciencia más refinada de la vida.

d.- Dicho equilibrio energético armoniza las emociones y la mente, abriéndose el potencial creativo y una calma tal que el estado naturalmente meditativo florece fácil.

Muchos casos de depresión, falta de ánimo e infinidad de dolencias e incomodidades desaparecen por estirar, contraer, movilizar, torsionar, invertir, aliviar, flexibilizar, fortalecer, tonificar….

Pero quiero llamar la atención sobre un beneficio más sutil y silencioso: Encontrar el espacio y el tiempo para mimarse, para quererse, respirarse, relajarse. Querer sentirse mejor, no conformarse…Beneficios que encontraremos con la práctica regular de un mínimo de dos veces semanales. Creando un hábito donde cuerpo y mente se preparan para disfrutar, desde el primer instante de la práctica, que se convierte
en un gozo.

Sobre ese Cuerpo Astral o vital el cuidadoso trabajo con la respiración suaviza y atempla las emociones hasta el punto que todo el mundo mental gratuito y automático se silencia NATURALMENTE, SIN ESFUERZO (siempre hablamos de una práctica comprometida).

Todo lo que está vivo y se moviliza en nosotros depende del equilibrio del prana o fuerza vital. Los pranayamas y respiraciones yóguicas equilibran dicho prana y el movimiento emocional y mental en nosotros, además de las funciones fisiológicas todas. Los centros psíquicos o chakras (asiento de la consciencia animal, sexual, volitiva, amorosa, creativa e intuitiva) son excepcionalmente estimulados por los ejercicios de respiración, despertando progresivamente todo el potencial humano.

La práctica respiratoria consciente, oxigena las células, las rejuvenece y revitaliza, mejora el metabolismo celular, facilita la expulsión de dióxido de carbono depurando así la sangre, masajea los órganos internos, tonifica el corazón, favorece sobremanera el rendimiento intelectual y mejora la creatividad. Otorga calma y serenidad.
Así mismo los diferentes pranayamas pueden ser, equilibrantes, estimulantes o relajantes.

El beneficio sutil y definitivo de todas estas prácticas genera la transición del llamado Yoga externo al Yoga interno. Los sentidos y la mente tienden a desinteresarse por los estímulos que tanta energía vital nos hacen despilfarrar. La observación tranquila sin juicios, la aceptación complacida de la “película” representada en nuestro escenario psíquico (chidakash), sin rechazar o desear, el establecerse en Sakshi, la consciencia testigo, es la consecuencia natural de una buena práctica.

La meditación es la práctica por excelencia del Yoga Mental. Sus beneficios son inmensos, ya que nos entrenamos a observar desde “el palco” todo lo que acontence en nuestro mundo mental, con tranquilidad, templanza. Este posicionamiento purifica el contenido mental y emocional que brota del inconsciente y subconsciente y que condiciona nuestra libertad de movimientos.

La meditación, está más que demostrado, estimula áreas cerebrales que de otra manera se atrofian. De nuevo la creatividad y la estabilidad emocional son beneficios de los que nadie se debería privar, ya que la calma que genera la meditación en cualquiera de sus fases (no es necesario ser un meditador supremo) la concepción de la vida, los propios valores son tranquilamente revisados…y aparece así la Comprensión y la Libertad.

Realmente la práctica de yoga pretende acercarnos al más sutil y excelso de los beneficios.
Está ya más que demostrado que todo lo que vemos y tocamos depende, se forma y se alimenta de su versión más sutil.
Así en el Yoga se explica que el ser Humano esta conformado por tres cuerpos..el Físico o denso, el energético-vital o Astral y el Causal u origen de los otros dos, también llamado cuerpo de Felicidad.

Creando las condiciones para a acceder a la armonía que reina naturalmente en el cuerpo causal, los cuerpos astral y físico quedan armonizados, porque son la expresión más y más densa de aquel primero. Como en una cascada, refrescando los cuerpos “inferiores”.
Cuando el individuo se siente dichoso y en armonía con el resto del universo (características de la naturaleza espiritual del cuerpo cusal), los cuerpos denso y vital quedan impregnados de dicha armonía, equilibrio y salud.

Así quiero aclarar que nuestra concepción del sentido de la vida, los valores de los que nos servimos para vivirla y nuestra sinérgia o no con el resto del Universo, crearán más o menos irritación o calma en nuestro vivir, con más o menos elegancia.
Algunos lo llaman espiritualidad, y aunque la palabra ha sido usada, a veces un poco a la ligera…se refiere a nuestra sensibilidad a los aspectos trascendentes y sutiles que soportan la parte densa de la vida. Espiritual se refiere a entender y sentir que la energía y la Consciencia están detrás de todo.

El yoga milenario y sus cientos de prácticas han sido legados al ser humano para recorrer el camino inverso. Usando el cuerpo físico como puerta de entrada, los yoguis eran capaces de armonizarlo a tal punto que se mostraba fuerte sano y puro. Aprendieron a equilibrar el cuerpo Astral de manera que se suavizaban las emociones y el mundo mental quedaba trascendido…abriéndose así las puertas de la Paz profunda del Alma cuyo asiento es el ya familiar Cuerpo Causal.

Ven a practicar este Yoga Profundo!!!

Eva Klimberg

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *