Todos sabemos que el organismo humano está compuesto por un 80% de agua, es fácil entender así que la deshidratación es una de las principales causas de desequilibrios y enfermedad.

Queremos compartir unos breves y sencillos consejos para estar correctamente hidratados y que el agua nos aporte todo el beneficio posible:

  • Beber como mínimo un litro y medio de agua al día, y que este agua sea de calidad (la del grifo no lo es).
  • Lo primero que hay que ingerir al levantarse por la mañana es un vaso de agua templada o caliente y al rato otro vaso al que añadimos limón y un poquito de miel.
  • El agua hay que beberla hasta media hora antes de comer y después de comer esperamos entre hora y media y dos horas. De modo que vamos a tratar de beber agua en esas horas y evitar beberla comiendo o inmediatamente después de comer.
  • El azúcar refinado, cómo neurotoxico que es, nos deshidrata porque el cuerpo emplea su propia agua para limpiarnos de esta sustancia. Los estimulantes como la cafeína y los que encontramos en las bebidas energéticas son diuréticos y el cuerpo también los recibe como un veneno y trata de limpiar el organismo cuanto antes utilizando agua. Por tanto, si tenemos sed y bebemos bebidas con edulcorantes o aditivos químicos en vez de aportarnos el agua que necesita el cuerpo nos la retira dando lugar a una deshidratación profunda causada porque las propias células han de ceder su propia agua al sistema para colaborar en la limpieza necesaria.

David García, director de Yoga Art Studio

 

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
0