Yoga Nidra se refiere por un lado al estado de consciencia entre el sueño y la vigilia y por otro a las diferentes técnicas para alcanzar dicho estado.

Las diferentes y cuidadas instrucciones durante la sesión permiten que el practicante alcance niveles de relajación consciente excepcionalmente profundos. A través de la rotación de la consciencia las estructuras físicas y mentales profundamente relajadas abren paso hacia el subconsciente e inconsciente.

Yoga Nidra no es una técnica de meditación como tal, sino un sistema completo que agrupa diferentes técnicas. Una de sus principales características es que se practica tumbado, en posición de savasana. La
limitación o incomodidad que puede surgir de la postura sentada clasica para algunos principiantes ya no está presente, lo cual favorece la profundización de la consciencia a través de la experiencia de relajación. Esta es, sin embargo la misma puerta que da paso al principal obstáculo que puede aparecer en la práctica de Yoga Nidra: el sueño.

Yoga Nidra pretende establecer la consciencia en el finísimo limite entre la mente ordinaria consciente y la mente subconsciente/inconsciente. El estado de Nidra se establece en la frontera entre las ondas alfa y theta, entre el múndo exterior de los sentidos y el mundo interior. La práctica regular y sistemática permitirá al practicante reconocer un nuevo camino hacia el interior que no sea el ya conocido camino de Morfeo.

Según Patanjali son los 5 kleshas o afliciones, la causa del sufrimiento humano: Avidya (la ignorancia de nuestra naturaleza real; origen y causa de los demás kleshas), Asmita (el ego o identificación), Raga (deseo, atracción o apego), Dwesha (aversión, repulsión, odio), Abhinivesha(apego a la vida, miedo a la desaparición o muerte).

Yoga Nidra establece la consciencia en ese punto en el que del subconsciente brotan hacia afuera todas esas aflicciones. Se ventila y purifica la basura mental en forma de miedos, heridas, deseos, anhelos o
traumas… la técnica de las sensaciones opuestas y especialmente la visualización funcionan como un anzuelo para precipitar y depurar el subconsciente de todos esos contenidos que bloquean y roban gran cantidad de energía vital al individuo.

La consciencia testigo (sakshi), permite que todos esos samskaras o impresiones mentales se vayan debilitando y desapareciendo definitivamente.
El acceso al subconsciente purificado permite disponer de nuestras ilimitadas capacidades innatas; creatividad, potencial de memoria, conocimiento intuitivo, resolución de conflictos,…. Este proceso da
paso a una reestructuración importante de la personalidad, libre de cargas mentales.
Un paso más allá está la experiencia del Ser.

Hundiendo sus raices en la antigua práctica tántrica de Nyasa Swami Satyananda Saraswati, enriqueció y actualizó su estructura a la mentalidad moderna.

Eva Klimberg

¿Quieres compartirlo?Share on Facebook
Facebook
0